RINCONES

Pedregal

11:04hs
miércoles 3 de febrero, 2021

Nacimiento del Miño

“O Pedregal de Irimia”, nacimiento del Miño, es un enclave hidrográfico natural situado en la ladera oeste de la Sierra de Meira, a 3 kilómetros de la villa.
“O Pedregal” es similar a un río de piedras, de unas piedras muy grandes organizadas de forma curiosamente natural, como un embudo.
Su extensión es de aproximadamente 700 metros y al final de este embudo se aprecia un pequeño riachuelo de agua, del que se puede dar conocimiento si uno se sube a sus piedras y escucha con atención el murmullo del agua, ya que no se ve correr debido al taponamiento de las piedras.

Este agua nace de numerosas fuentes repartidas a lo largo de toda la Sierra, y en concreto, una de ellas situada en alto del Pedregal, lugar donde el agua de todas ellas se junta, formando ya el comienzo del Miño que abastece de agua a Meira y a toda Galicia.
Durante mucho tiempo existió una gran polémica sobre si el nacimiento del Miño se encontraba en el Pedregal de Irimia o en la laguna de Fonmiñá, en el Ayuntamiento de A Pastoriza.
Esta laguna es una afloración de aguas profundas, vinculada a procesos cársticos y / o hidrotermales que surge más abajo del nacimiento del Miño. Esta es la conclusión a la que llegaron expertos en hidrografía, después de introducir medidores para comprobar la profundidad de las fuentes y así concluyeron que, tanto la Sierra como el Valle de Meira, están situados sobre una gran balsa de agua y que, debido a esto, nace agua en diferentes puntos, uno de ellos, la laguna de Fonmiñá.

“O Pedregal” es un lugar especial: majestuoso, dominante, emocionante… Es como un arroyo de piedra, en forma de embudo, situado en alto del monte, como vigilando todo el valle que desde él se divisa, que se extiende al pie de las rocas.
Las rocas parece que fueran colocadas allí por una mano humana y no por fenómenos puramente naturales.
Situarse en “O Pedregal de Irimia” le proporciona al visitante una sensación especial… de puro contacto con la Naturaleza.
En las cercanías del Pedregal existe una área de recreo para facilitar la estancia de las numerosas personas que acuden a este lugar a comulgar con la Naturaleza, a comprobar que aún es posible ponerse en contacto con la Madre Tierra en lugares tan singulares como este.


Leyendas

Cuenta la tradición oral que personajes mitológicos gallegos habitaban en la cuenca del río Miño, tales como feiticeiras (hechiceras) que vivían en el mismo río, los Xarcos que moraban en pozos situados por toda la cuenca y hombres-pez que eran anfibios con posibilidad de vivir tanto en la tierra como en el agua.


Hay una leyenda que dice que cuando navegabas el Miño por los alrededores de Arbo tenías que llevar una piedra en la boca para impedir que se pudiera hablar durante el trayecto, porque si no las feiticeiras (Hechiceras, magas) se meterían contigo.​


En Santa Marta de Ribarteme se realiza una curiosa romería. Consiste en que los que han sido curados por la santa salen en procesión colocados en los ataúdes, con los que habrían sido enterrados si no hubiera intercedido la santa.​


Cuando los romanos llegaron a la Península pensaban que el Miño era un río embrujado. Creían que tras él, escondido entre la niebla, estaba el final de la Tierra (finis terrae), un enorme acantilado que les mandaría al vacío.

Etiquetas en la noticia

pedregal rincones rio miño

Puede interesarte

DE SEGUNDA - El nuevo periódico © 2021 - Edición digital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web